viernes, 16 de enero de 2009

Dadadeando*


INSCRIPCIÓN SOBRE UN SEPULCRO


Y sentía tu alma pulcra y triste

como sientes la luna que se desliza calladamente
detrás de los visillos corridos.
Y sentía tu alma pobre y encogida,
como un mendigo, con la mano tendida delante de la puerta,
sin atreverse a llamar y entrar,
y sentía tu alma frágil y humilde
como una lágrima vacilando en el borde de los párpados,
y sentía tu alma ceñida y húmeda por el dolor
como un pañuelo en la mano en el cual gotean lágrimas,
y hoy, cuando mi alma quiere perderse en la noche,
solamente tu recuerdo lo detiene
con invisibles dedos de fantasma


-Tristan Tzara-

3 comentarios:

Snowhite dijo...

Hoy me acordaba de tu biblia!
Che, nena.
Quiero saber como se pone eso del comentario ¬¬
"Y las palabras o silencios..."

Mary Ann* dijo...

Ok...pero porque no puedo entrar al tuyooooooo pascualaaaaaaaaaaaaaaaaaaa??

(L)

Rosalba dijo...

esa noche huele a tango.

mary, que tan alto está la nube donde duermes?